top of page

Vaya, qué amable y gentil es

Era una fría mañana de invierno. Un pajarillo yacía en el pasto de una granja. Sus alas estaban congelándose y no podía volar. Creo que moriré de frío, pensó. Sin embargo, una vaca que pasaba por allí soltó una gran plasta y esta cayó sobre el pajarillo. Al sentir el calorcito, el pajarillo se sintió mucho mejor. Creo que no moriré de frío, pensó. Diciendo esto, empezó a cantar.

Un gato que lo escuchó se acercó y lo sacó de la plasta, comenzando a limpiarlo. Vaya, este gato es muy amable y gentil, pensó el pajarillo. Pero minutos después, cuando ya estaba limpio, el gato lo devoró.

pajarillo

Moraleja: No te confíes porque no todos son buenos, pero no desconfíes puesto que no todos son tan malos.

bottom of page