top of page

Un negocio que no brilló

Cuando iniciamos un proyecto, siempre lo hacemos desde el corazón y con entusiasmo, tenemos una actitud positiva y esperamos lo mejor.


A veces es duro aceptarlo y nos resistimos al cierre del mismo nos invade ese miedo “al que van a decir”, nuestras pérdidas son cada vez y, tarde o temprano tenemos que enfrentar su cierre... Esto sin duda es un proceso difícil, sin embargo, cerrar un negocio que no funciona no significa el fin del mundo.


Te dejó unos consejos que te pueden ayudar a sobrellevar esta situación.


Admite que el negocio no funciono:


Este es el primer paso para el cierre. Analiza objetivamente las razones detrás de su fracaso y reconoce que esto no define tu valía como emprendedor.

Aprende:


Cada fracaso es una lección invaluable. Reflexiona sobre lo que salió mal, estas experiencias te ayudarán a crecer y ser más sabio cuando empiezas un nuevo proyecto.


Sé honesto contigo mismo:


¿Este negocio realmente se alinea con tu visión a largo plazo? No tengas miedo de admitir que es hora de buscar nuevas oportunidades que estén más en sintonía contigo mismo.


Planifica el cierre:


Aunque es un proceso duro, debes de hacerlo con anticipación, piensa donde guardaras el mobiliario o podrías empezarlo a vender antes de cerrar, hacer todo precipitadamente acarrea más y nuevos problemas. Considera aspectos legales, financieros y de comunicación con empleados y clientes. Cumple con todas las obligaciones y sé transparente durante todo el proceso.


Crea nuevas oportunidades:


Mantén una mentalidad abierta y busca nuevos proyectos o colaboraciones.


En conclusión:


Si has dedicado tu tiempo, esfuerzo y el negocio no despega, no hay porque sentirse mal, al contrario aquellos que crees que te criticaran no saben lo que es emprender.


Ánimo tú fuiste muy valiente y estoy seguro de que lo volverás a ser.


Sé que cerrar un negocio que no funcionó puede ser una experiencia desafiante, pero también puede ser el punto de partida hacia un futuro más prometedor. Aprende, sé valiente para cerrar y mantén la confianza en tu capacidad para buscar nuevas oportunidades. Recuerda, el cierre de un negocio es solo una página en tu historia empresarial, y aún tienes muchas más por escribir.

bottom of page