top of page

Un Extraño Visitante

"—¿Y por qué simplemente no llegaste, tocaste la puerta y me contaste todo esto? —.


—La verdad no lo sé, me dio un poco de incertidumbre y no sabía cómo reaccionarías. Además, no tenía un lugar dónde quedarme y mucho menos dinero para comida y ropa, ¿qué tal si no me recibías?, por ese motivo fue que decidí primero investigar un poco y tomar dinero de tu cuenta por si tu rección no era la que esperaba—.


—Pero bueno, ya hablamos mucho sobre mí. ¿Qué hay de ti?, me enteré qué tienes dos hijos y cuatro nietas—.


—Sí, es verdad viven fuera de la ciudad y vienen a visitarme cada dos meses, en diciembre viajo a Monterrey a pasar Navidad con ellos y mis nietas. Nos divertimos mucho, la verdad mis nietas e hijos me consienten mucho—.


—Entiendo, ¿y por eso el otro día estabas llorando?, porque solo los ves cada dos meses… dime cuando te canses de mentir. Como te dije, investigué acerca de ti, y sé que han pasado más de cuatro años sin que te visiten. En estos días que he estado en tu casa nadie te ha llamado. Te conté acerca de mí, si tú no quieres contarme está bien, pero por favor no me mientas—.


Guardé silencio por unos momentos, me sentía apenado por haber mentido, él había sido sincero, me respondió todo lo que le cuestioné y yo le había mentido en lo primero que me preguntó."




bottom of page