top of page

Si, y te dijo que no es tan fácil.

"Cuando te encerraste en el castillo, en esa ocasión no confiaste en la vida, no confiaste en ti.


Gracias por abrirme el camino.


Yo no he hecho tal cosa —respondió el Cañón. El puente siempre ha estado aquí, pero estabas tan ofuscada que no lo veías, a veces las cosas más evidentes sólo se pueden ver desde la tranquilidad, cuando aquietas tu mente y te relajas.


Eso suena lógico.


¿Con quién hablan, perdón?


Hablamos con el Cañón, ¿no lo escuchas, Dragon?


No.


Los dragones del miedo, son sordos ante la voz de la vida —explicó el cañón. El miedo no puede oírme; y si no tienes cuidado Princesa, a veces tampoco te dejará a ti que me oigas. En muchas ocasiones la voz del miedo grita más fuerte que la voz de la vida.


La Princesa pensó un momento.


No —respondió el Cañón. No es tan fácil, Princesa.


¿Qué no es tan fácil? —preguntó el Escritor, que evidentemente se había perdido de algo.


¿Puedes escuchar lo que pienso, Cañón?


Si, y te dijo que no es tan fácil; No puedes deshacerte del Dragón.


¡¿Tú pensaste eso Princesa?!


Me pasó por la cabeza, fue casi inconsciente.


¿¡Alguien me podría explicar qué sucede!? ¿De qué platican? No me gusta no saber qué está pasando."


Dupeyron, O. (2016, pp-47) Colorín colorado este cuento AÚN no se ha acabado La vida no se acaba... hasta que se acaba. México. Editorial DIANA.



bottom of page