top of page

Predica con el ejemplo.

En un pueblo muy lejano, un monarca se acercó a uno de los magos más poderosos del reino, quien era admirado por su joven hijo. El rey le pidió al mago que le dijera al príncipe que dejara de comer azúcar, ya que tenía problemas de sobrepeso. El mago respondió al rey: "Vuelve dentro de 3 lunas llenas".


Sorprendido por la respuesta del mago, el rey se retiró. Pasó el tiempo solicitado y el rey regresó junto con el joven príncipe. El mago miró al príncipe a los ojos y le dijo: "Deja de comer azúcar, es malo para ti".


Cuando el muchacho salió de la habitación, el rey le preguntó al mago por qué no había dicho esas palabras cuando él se lo había pedido. El mago respondió: "Mi rey, hace 3 semanas yo mismo consumía muchísima azúcar".


Rey

Moraleja: A veces, para poder influir en los demás y enseñarles una lección, primero debemos aplicar esos mismos principios en nuestras propias vidas.

bottom of page