top of page

Percepción y Comunicación: Las Galletas Equivocadas"

Una mujer que va a salir de viaje en camión le informan que su salida será retrasada un par de horas. Molesta por la situación, va a la tienda y compra unas galletas, agua y una revista. Busca un lugar donde esperar.

Minutos después, llega un joven y se sienta a su lado. Mientras ella hojea la revista, el joven alarga la mano, toma un paquete de galletas, lo abre y se come una. La mujer no puede creer lo que está pasando y, en un gesto exagerado, toma las galletas y también come. Al ver esta situación, el joven le sonríe y toma otra galleta. La mujer nuevamente toma otra galleta y así sucesivamente hasta que solo queda una.

La mujer decide esperar para ver cómo reacciona el joven, pensando: "No creo que sea tan cínico y se la coma". El joven, al ver la situación, toma la última galleta, la parte por la mitad y se la ofrece a la señora. "Gracias", responde la señora con un tono malhumorado. "De nada", responde el joven.

Minutos después, anuncian la salida del transporte de la señora. Ella se levanta, pero no sin antes decirle al joven que es un mal educado, un grosero y sobre todo una persona que no respeta a los demás, ya que toma cosas que no le pertenecen. El joven se queda sin palabras, no le dice nada y solo sonríe.

Cuando la señora se sube al autobús y se acomoda en su lugar, siente un poco de sed. Abre su bolso y descubre que su paquete de galletas está allí.

Moraleja: A veces juzgamos precipitadamente y sacamos conclusiones equivocadas sobre las acciones de los demás. Debemos ser más cuidadosos en nuestras percepciones y considerar diferentes perspectivas antes de juzgar a los demás.

bottom of page