top of page

La Gansa obesa

Cansado de escuchar tantas súplicas, un día Dios decidió otorgar un regalo muy especial a una pareja humilde. Era una gansa obesa que venía con una nota en el cuello que decía: Trátala bien durante 30 días y ella te sabrá agradecer. La pareja pensó: Al menos mañana tendremos algo para comer.


Cuando la luz del sol se asomó, la mujer se dirigió al gallinero para sacrificar a la gansa, pero se sorprendió al descubrir que esta había puesto un huevo de oro. La pareja estaba feliz y después de tres días notaron que cada vez que la gansa ponía un huevo, adelgazaba. Entonces pensaron: ¿Por qué esperar un huevo por día si podemos obtenerlos todos de una vez? Así que mataron a la gansa y, al abrirle la panza, no encontraron nada. Fue así como volvieron a su situación anterior.


Moraleja: La paciencia es una virtud.


bottom of page