top of page

Gracias Dios

Una abuelita tenía a su nieta muy enferma; esta no podía caminar. Así que fue a la ciudad a pedir ayuda al hospital, pero todos la ignoraron.


Mientras regresaba, entró a una iglesia donde algunas señoras rezaban con golpes en el pecho. Ella se arrodilló y dijo: Dios, fíjate que mi nieta está muy enferma. Por favor, ve a ayudarla. Solo sigue el camino de piedras, cruza el río, entra a la quinta vereda y ahí está tu humilde jacal. La puerta está cerrada, pero la llave está en la maceta. Por favor, señor cura, sana a mi niña. Ah, y no olvides dejar la llave en el mismo lugar. Muchas gracias.


fe

Las mujeres no pararon de burlarse. Al llegar a casa, su nieta estaba jugando de pie. Le dijo: 'Abuelita, un médico estuvo aquí. Me dio un beso en la frente y me dijo que todo iba a mejorar. Ah, y dejó las llaves donde me dijiste que estaban


Moraleja: No es la forma, sino la fe.

bottom of page