top of page

El tonto del pueblo

Todas las tardes, un grupo de hombres se divertía con el tonto del pueblo. Este era un hombre pobre que vivía de la caridad y de hacer mandados. Siempre lo llamaban y le daban a escoger entre dos monedas: una de tamaño grande de 50 centavos y otra de menor tamaño, pero de 1 peso.

Él siempre tomaba la más grande y menos valiosa, lo que era motivo de risas. ¡Qué tonto es!, decían todos en el grupo.

Un día, alguien que observó todo esto lo llamó y le preguntó: ¿Acaso no te has dado cuenta de que la moneda de mayor tamaño vale menos?

Él respondió: Lo sé, señor. No soy tonto. Pero el día que escoja la de mayor valor, el jueguito se acaba y no voy a ganar más mi dinerito.


pueblo

MORALEJA: El hombre inteligente es el que aparenta ser un tonto delante de unos tontos.

bottom of page