top of page

El Ascenso Imparable de una Mujer Determinada"

Haz mil cumplidos a alguien que conozcas y pensara que mientes, dile una sola vez algo negativo como: eres tonto, feo o gordo y lo recordara por mucho tiempo, ahora cada vez que te vea recordara que es gordo y feo.


Recuerdo una tarde fría en la cual decidí salir con la familia a comer algo, era un miércoles de ceniza y por mi pueblo se acostumbra que afuera de las iglesias se pongan puestos que venden Chalupas, tostadas, tacos etc. Había 3 en esta ocasión y todos vendían los mismos alimentos, como en todo siempre está el que ya es más conocido porque tiene una buena sazón y es el que tiene la mayor parte de clientes, recuerdo que me acerque para pedir mi orden y la señora que atiende me indico que tenía lista de espera de 10 personas antes que yo. Sabía que tendría que esperar mínimo unos 40 minutos cosa que no pensaba hacer. Me acerqué al segundo puesto y la lista de espera era un poco menos, pero al ver la poca amabilidad de la señora que atiende decidí no quedarme e ir al último puesto en el cual no había fila, pedimos nuestra orden de chalupas y estuvieron listas en poco tiempo, después de probarlas descubrimos por qué no había clientes, eran terribles…


Atendía una señora mayor, ella nos comentaba que no entendía por qué no iban los clientes y se iban para el otro puesto, le comentamos amablemente que ya había tres puestos y que deberían probar vender otra cosa. Mientras estábamos ahí nos enteramos acerca de lo difícil de la situación económica que estaban pasando, de lo complicado del ambiente laboral del trabajo de su hija y la poca paga, también que pronto se regresarían a su pueblo y de muchas cosas más…


Como la comida no era buena uno de los pequeños no quiso comer, preguntamos si no tenía algo diferente para él, la señora comento que su hija había preparado unas gelatinas en la mañana que si gustábamos nos vendía una, y aceptamos, llego el postre, se trataba de una gelatina de coco y en el centro le había puesto un pastelito gansito, era una nueva receta que estaba probando.


El pequeño probo la gelatina… Su reacción fue inesperada, ya saben cómo son los niños de sinceros, así que después le la segunda cucharada dijo con voz enérgica ¡Tráiganme a la chalupera, voy a convertirla en vicepresidenta comercial de la empresa!


Los colores se nos subieron al rostro, no sabíamos si la señora había escuchado ese comentario y no quisimos indagar en eso, así que nos levantamos agradecimos la comida y nos fuimos, recuerdo que durante todo el camino me fue imposible parar de reír.


Tiempo después


Por cuestiones de trabajo tuve que ir a uno de los estados vecinos. Una de las costumbres que tengo es visitar la iglesia del lugar donde vaya y ese día no fue la excepción lo que no esperaba es encontrarme con el pasado…


Saliendo de la iglesia había un puesto de gelatinas y escuché una voz ¡Buenas tardes, joven ya no se acuerda de mí! Era la misma chalupera que nos había vendido gelatina… Me reconoció y me saludo, como era posible que se acordara de mí… Ella me comento que recuerda bien el día que nos vendió la gelatina y que escucho claramente el comentario del pequeño; a lo cual me disculpe…

Amablemente me dijo que no me preocupara que al contrario ese comentario le había cambiado la vida, ya que su hija hacia esas gelatinas, pero no las vendía porque no le parecían tan buenas y después de escuchar lo que dijo el pequeño algo dentro de ella empezó a creer que sus gelatinas eran buenas, así que se regresó a su pueblo y las empezó a vender, también menciona que gracias a eso su situación económica ahora era mucho mejor, habían adquirido ya su casa y no tendría que volver a pagar renta, también estaban a punto de terminar de pagar un auto el cual usaban para transportar las gelatinas y lo más importante es que se había convertido en vicepresidenta comercial de su negocio y dueña de su vida, sin horarios ni jefes que la trataran mal.


No podemos controlas lo que las personas piensan, creen o comentan de nosotros, tal vez sea real lo que dicen o tal vez no, pero si podemos elegir qué hacer con esos comentarios para sacar lo positivo que hay en ellos y lanzarnos a una nueva aventura. Dejemos de criticar y empezamos por contratar a más vicepresidentas comerciales…

bottom of page