top of page

El adivino más poderoso

Érase una vez un hombre que se decía ser el adivino más poderoso. La gente lo consultaba para saber su futuro, pero un día uno de sus vecinos se le acercó y le dijo: Me imagino que ya sabías que el día de hoy unos ladrones entrarían a tu casa y se llevarían todas tus pertenencias.

El adivino, desesperado, salió corriendo. Al llegar a su casa, le preguntó a los vecinos que estaban afuera: Pero ¿qué ha pasado? Entonces uno de ellos le respondió: acaso no lo sabes, se supone que tú eres el adivino.


Adivino

Moraleja: Sé cauteloso y no te dejes llevar por las apariencias.

bottom of page