top of page

Dios no creo a un don nadie.

En un rincón olvidado de la ciudad vivía un joven. Su existencia pasaba desapercibida para todo el mundo. Cada noche, miraba al cielo y le preguntaba a Dios: "¿Por qué no me diste un propósito especial en esta vida?".


Fue entonces que escuchó una voz susurrar: "¿Crees que Dios tuvo tiempo para crear a un don nadie? No, todos pueden alcanzar la grandeza". El joven decidió entonces escribir su historia y, aunque no fue reconocido mundialmente, sus palabras tocaron los corazones de aquellos que le prestaron atención. Porque Dios no tuvo tiempo para crear a un don nadie.


Dios

Moraleja: No importa cuán desapercibida parezca nuestra vida, todos tenemos la capacidad de alcanzar la grandeza y dejar una huella en el mundo.

bottom of page