top of page

Confianza

Un niño se subió a un avión por primera vez. Una vez que localizó su asiento, sacó su cuaderno para colorear y comenzó a pintar. Durante el despegue, el niño se mantuvo tranquilo y no mostró ansiedad ni miedo.


Sin embargo, más tarde se desató una tormenta y el avión experimentó fuertes turbulencias. Esto hizo que todos los pasajeros se pusieran nerviosos e intranquilos. A pesar de eso, el niño continuó manteniendo la calma en todo momento.


Una mujer estaba aterrorizada por todo lo que estaba sucediendo. Se sorprendió al ver la serenidad del pequeño, se acercó y le preguntó: "¿Estás bien? ¿Viajas solo y no tienes miedo?" El niño le respondió con una gran sonrisa: "No tengo miedo. No hay motivo por el cual tenerlo, puesto que mi padre es el piloto".


Niño

Moraleja: La confianza en aquellos que nos cuidan y protegen puede ayudarnos a mantener la calma y superar momentos difíciles.

bottom of page