top of page

Buenas intenciones

Un conejito estaba comiendo pasto en el borde de un precipicio, un coyote que pasaba por el camino vio al conejito e intentó trepar, pero no pudo llegar hasta donde se encontraba. Entonces le dijo: Amiguito, ¿por qué no bajas de ahí? Podrías caerte y lastimarte, mira este prado, está muy verde y fresco, aquí podrías alimentarte mejor. Te agradezco tus buenas intenciones, dijo el conejito, pero aprecio más mi vida que una buena comida. Y diciendo esto, el conejito se marchó.


coyote

Moraleja: No todo lo que brilla es bueno.

bottom of page